El diario secreto de un trabajador en paro


desempleado


Hoy he vuelto a visitar a mi tutor de empleo. La verdad es que cuando llevas años (yo, unos 16) sin pasar por el entramado de buscar una actividad remunerada es aconsejable hacer uso de este servicio para poner un poco al día nuestras herramientas personales, para tirar abajo algunas ideas preconcebidas, saber cómo anda hoy el mundillo del entrevistador, ese ser de otro planeta, más un largo etcétera de detalles, que no dejan de ser pequeños pero que pueden suponer "la diferencia".

Aunque los primeros 30 minutos de espera fueron de hervir la sangre por una confusión de horas y números, de si me toca o no me toca, de si te esperas o no te esperas, que te hacen sentir más como parte de un corral de ganado que como individuo, al final valió la pena ser paciente.

Estuvimos hablando sobre el currículum y la necesidad de "descongestionarlo", darle aire, quitar cosas, lo que puede ser preferible, a dar mucha información. Al parecer los entrevistadores, de un tiempo a esta parte y dado el gran número de candidatos, tienden a realizar una preselección a ojímetro donde el criterio de corte está en "cuánto trabajo me dará leerlo". Lamentable, pero es lo que hay, que se suele decir.

Sin embargo, de la ideas recibidas hoy, lo mejor fue el truco del diario, o como lo llamamos en la conversación, la libreta. Una libreta porque las hojas sueltas desaparecen, fue la explicación. Al final entendí por qué. Se convertirá en una herramienta de trabajo a medio y largo plazo.

¿De qué se trata? De algo tan sencillo como llevar un diario, en el sentido estricto de la palabra, sobre nuestra actividad de búsqueda de empleo. De narrar, poniendo una fecha, un nombre de empresa y además describir impresiones y descripciones de todo tipo: quienes nos recibieron, información que nos aportan -no sólo la que damos-, cómo llegué o cómo conocí la oferta, la actitud de los entrevistadores, el tipo de currículum que aporté (porque a estas alturas queda claro de que es necesario personalizar este papelito según la oferta de empleo) y todo aquello que nos parezca interesante por muy trivial o anecdótico que sea.

Toda la información que iremos acumulando a lo largo del tiempo que dure nuestra búsqueda nos será útil como recordatorio y registro de información, en primera instancia. Por ejemplo, recibimos una llamada de una empresa donde mantuvimos una entrevista de trabajo hace tres meses. ¿Quiénes eran? ¿Qué querían? ¿Cómo era su actitud? ¿Cómo fue la entrevista? ¿Hablaron de posibles ofertas futuras? ¿Qué les gustó -a juicio personal, claro-? ¿Y qué les pudo haber disgustado -ídem-? Es decir, la libreta te ayudará a recordar. Y para recordar tanto o mejor son los detalles que las generalidades.


Sirve también para ser conscientes de la actitud activa (o no) que mantenemos hacia la búsqueda de empleo al ver físicamente un reflejo de nuestra tarea, lo que aporta un sentimiento positivo de "estar haciendo algo" al respecto de la situación. Al echar la vista atrás tendrás un criterio más objetivo sobre ti mismo y tus resultados. No será sólo una impresión subjetiva que, en último caso, dependerá de tu estado de ánimo. Te aporta realidad.


Al ser conscientes de que estamos haciendo algo, se refuerza esa actitud activa ayudando a mantenerla constante. Como llevamos un registro de lo que hacemos nos auto-motivamos para mantenerlo vivo. Tenderemos a fijarnos más en anuncios, en detectar empresas de nuestro ámbito, en hablar más con posibles fuentes de información y contactos... La constatación de una actitud pro-activa se retroalimenta.


Así que, no esperes, compra tu libreta ahora mismo y empieza a escribir y describir.


:)


(Nota: Incluso los que están trabajando, sobre todo si tienen contratos temporales, deberían de hacer uso de esa "libreta". Es lo que me ha transmitido, es lo que escribo aquí.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario